INICIO | MAPA DEL SITIO Buscar en:

Especialidad de Coms. Espaciales

México D.F. Octubre 24 de 2017
:.: Conapptel :.:



COMUNICACIONES ESPACIALES


ANTECEDENTES HISTÓRICOS DE LAS COMUNICACIONES ESPACIALES


No se puede tener una imagen completa de la comunicación por satélite sin considerar aunque sea someramente su desarrollo histórico, por lo que en este título se describen brevemente algunos de sus aspectos, omitiendo numerosos eventos importantes, especialmente relativos a los satélites de cobertura nacional de muchos países, después de mencionar algunos de los primeros de éstos que iniciaron sus servicios al público entre 1965 y 1976, ya que sería prolijo incluirlos.

La reseña siguiente está orientada principalmente hacia desarrollos notables relacionados con la comunicación para servicios comerciales por satélite:

  • En 1945 el físico y escritor Arthur C. Clarke concibió un sistema de comunicación de tres estaciones espaciales de cobertura global en órbita sincrónica, descrito en un artículo profético en la revista Británica Wireless World. En esa época no era posible materializar la idea propuesta, principalmente porque no se contaba con un vehículo de lanzamiento suficientemente potente para lograrlo.

  • En 1957 se lanzó el satélite artificial Sputnik-1 de la URSS, detectándose las primeras señales radioeléctricas de telemetría transmitidas por un satélite artificial de la Tierra. A continuación de ese evento se intensificó el desarrollo de diversos proyectos de satélites de órbitas bajas. En 1958 se lanzaron el primer satélite científico de EUA, el Explorer I, y el Score del mismo país, el primero usado para la comunicación de voz, con un repetidor diferido que recibía mensajes de la Tierra, los almacenaba en cinta y los transmitía posteriormente.

  • En 1960 se lanzó el satélite Echo 1 de EUA que realizó la retransmisión pasiva de estación terrena a estación terrena de señales telefónicas, mediante la reflexión de las emisiones desde la Tierra en su superficie metalizada en forma de globo, de 30 metros de diámetro.

  • En 1960 se realizó el primer experimento de retransmisión activa empleando un amplificador a bordo en 2 GHz en el satélite Courier-1B de EUA en una órbita con apogeo cercano a 1200 Km de altitud, el primero con células solares para la retransmisión, demostrando los subsistemas esenciales de comunicación, energía, telemedida y telemando.

  • Telstar 1 de la compañía ATT de EUA fue lanzado en 1962, en una órbita con apogeo a 5630 Km de altitud, siendo el primer satélite con amplificador basado en tubo de ondas progresivas y el primero que puede considerarse funcional y no solo experimental, permaneciendo en operación durante 7 meses. En ese mismo año, se lanzó el satélite Relay 1 de la agencia NASA de EUA, en una órbita con apogeo de 7400 km, operando en la banda C (6/4 GHz); teniendo una masa de 78 kg. El satélite Telstar 2, también de ATT, con algunas mejoras respecto de la primera versión, se lanzó en 1963.

  • Una cuestión que originó controversia y dudas en esos primeros años fue la relativa a las órbitas más adecuadas para la comunicación por satélite. Algunos pensaron que no era posible ubicar satélites en una órbita geoestacionaria, y otros que sería muy costoso lograrlo, además de las objeciones respecto al retardo de tiempo de las señales, debido a su largo recorrido. Por otro lado, los satélites de órbitas más bajas tendrían el inconveniente de requerir cuando menos dos o tres estaciones terrenas de enlace a las redes terrenales (único tipo de estaciones previsto en esa época) en cada sitio, con sistemas de rastreo, y transferir periódicamente la operación de un satélite a otro para preservar la continuidad del servicio.

  • En 1963, se lanzó el satélite Syncom 2 de la NASA en una órbita geosincrónica inclinada, siendo el primer satélite geosincrónico operativo, el cual demostró la viabilidad técnica y la calidad del servicio posible mediante un sistema global de comunicaciones por satélite en la órbita geoestacionaria. Syncom pesaba 68 kg al momento de lanzamiento y contenía una carga útil que permitía el uso de 300 circuitos telefónicos o 1 canal de televisión en la banda S. Syncom 3, lanzado en 1964, fue el primer satélite geoestacionario, permitiendo a los europeos ver por televisión los juegos olímpicos de Tokio en vivo ese mismo año.

  • En 1964 se creó la Organización Internacional de Telecomunicaciones por Satélite INTELSAT, con base en los llamados Acuerdos Interinos, a fin de operar un sistema comercial de comunicación por satélite de cobertura global, la cual se convirtió en el operador preeminente de satélites en el mundo.

  • El primer satélite comercial, el Intelsat I, conocido inicialmente como Early Bird, se colocó en órbita en 1965. Su diseño estaba basado en el de los satélites Syncom, con algunas mejoras. Intelsat I, como sus antecesores, era estabilizado por rotación conjunta de todas sus partes sobre el eje de su cuerpo cilíndrico que tendía a conservar su orientación por la relativa resistencia a desviaciones que proporciona el efecto giroscópico. Sus señales iluminaban la región del Atlántico norte mediante una antena simple de directividad toroidal que radiaba con igual flujo de potencia a 360° alrededor del eje de la nave, por lo que la comunicación no era afectada por la rotación. Contaba con 2 transpondedores operando en banda C, y su capacidad de comunicación era de 240 circuitos telefónicos o un canal de televisión.

  • También en 1965 se lanzó el satélite soviético Molniya 1 en una órbita elíptica muy particular, adecuada para cubrir áreas cercanas al polo norte, con período de circunvolución de 12 horas, empezando el servicio doméstico de transmisión de programas de televisión por satélite en la URSS. Molniya 1 tenía un cuerpo cilíndrico del cual se proyectaban 6 paneles de células solares y dos antenas direccionales, siendo su sistema de estabilización de los denominados triaxiales, los cuales emplean una rueda de momento interna que gira a alta velocidad para producir un efecto giroscópico, no requiriéndose que gire el resto de la nave. Entre 1965 y 1975 se lanzaron 29 satélites Molniya.

  • En 1967 se lanzó el segundo satélite Intelsat II. Su diseño estaba basado en los de la serie anterior con mejoras, pesando casi el doble que el Intelsat I. Contaba con un transpondedor de 120 MHz que permitía el acceso múltiple de las estaciones terrenas así como con baterías para suministrar energía durante los eclipses. Se colocaron en órbita 3 Intelsat II en 1967, por lo que el sistema INTELSAT se acercó a una cobertura global.

  • La tercera generación de satélites Intelsat inició el uso de antenas mucho más eficientes en los satélites comerciales, de haz concentrado y apuntamiento fijo hacia la Tierra, evitando el desperdicio de energía de más de 90% que origina una antena que gira con el cuerpo del satélite (si emplea ese tipo de estabilización) y produce la misma potencia de radiación en cada dirección perpendicular a su eje, en forma toroidal, para no desapuntarse. Esta mejora, que permite un gran aumento de la densidad de potencia del haz hacia la zona de cobertura, fue posible mediante la contrarrotación, o rotación de las antenas opuesta a la rotación de estabilización del cuerpo del satélite. Intelsat III tenía un cuerpo cilíndrico y contaba con capacidad para operar alrededor de 1200 circuitos telefónicos mas un canal de televisión, y una antena de haz global con polarización del tipo llamado circular.

  • Entre 1968 y 1970 se realizaron 8 lanzamientos de satélites Intelsat III, de los cuales el primero falló. Al último satélite no le funcionó correctamente el motor de apogeo, no pudiendo colocarse en órbita, y otros cuatro tuvieron problemas, ya sea en la contrarrotación de las antenas, originando su retiro prematuro, o en la carga útil, por lo que la serie no fue exitosa a pesar de sus mejoras. La vida útil de estos satélites, calculada en cinco años, alcanzó solo tres y medio como máximo.

  • Para fines de 1970 el sistema INTELSAT operaba dos satélites en el Atlántico, uno en el Pacífico y uno en el Índico.

  • El 20 de agosto de 1971 se abrieron a la firma los acuerdos definitivos de INTELSAT. En noviembre del mismo año se creó la organización internacional INTERSPUTNIK, inicialmente formada por la URSS y otros 9 signatarios del grupo comunista.

  • Entre 1971 y 1973 se lanzaron 4 Intelsat IV, quedando establecido un sistema global con este tipo de satélites. Una modificación importante respecto de la tercera generación consistió en la contrarrotación de toda la carga útil, incluyendo repetidor y antenas en lugar de solo las antenas. Intelsat IV tenía un sistema de control de orientación o actitud con propulsión de hidracina. La carga útil tenía 12 transpondedores de 36 MHz cada uno en banda C, lo que representó un gran incremento de capacidad de tráfico, varias veces superior a sus antecesores, para 6000 circuitos telefónicos o 12 canales de televisión, o 4000 circuitos telefónicos y 2 canales de televisión. Tenían una antena de haz global con 17° de cobertura angular y dos antenas de haz puntual de 4.5° con control de orientación desde tierra.

  • Se lanzaron en total 8 Intelsat IV, el último en 1975. Esta generación fue altamente exitosa en su desempeño, convirtiéndose su diseño en la base para algunos sistemas nacionales de satélites. Su vida útil planeada era de 7 años, pero operaron hasta por diez o más, habiéndose retirado el último en 1985.

  • En 1972 se lanzó el satélite Anik A1 de la compañía Telesat de Canadá, creándose el primer sistema nacional de comunicación por satélite fuera de la URSS. Tenía 12 transpondedores en banda C con capacidad para 5760 circuitos telefónicos o 12 canales de televisión. Los satélites Anik A2 y Anik A3 fueron lanzados en 1973 y 1975, respectivamente.

  • El primer satélite nacional de EUA, el Westar 1 de la compañía Western Union, lanzado en 1974, basado en el diseño de Anik A1 con una vida útil planeada de 7 años. Westar 2 y Westar 3 fueron lanzados en 1974 y 1979, respectivamente.

  • En 1974 se lanzó el satélite Simphonie 1, proyecto conjunto de Francia y la República Federal Alemana, constituyendo el primer satélite geoestacionario de comunicaciones comerciales estabilizado en tres ejes. Tenía un cuerpo hexagonal del cual se proyectaban tres paneles de células solares, con masa en órbita de 230 kg. Su carga útil estaba formada por dos transpondedores en banda C. Este satélite fue seguido por el Simphonie 2 lanzado en 1975.

  • En 1975 Argelia y Brasil establecieron sistemas nacionales de comunicación por satélite empleando transpondedores alquilados de INTELSAT.

  • INTELSAT requería mayor capacidad total de tráfico que el proporcionado por la red de Intelsat IV a fin de satisfacer la demanda, lo cual se logró por medio de la serie Intelsat IV-A, con masa inicial en órbita de 860 kg y con capacidad casi el doble respecto de la generación anterior, gracias al reuso parcial de frecuencias por separación espacial, mediante el cual los haces del satélite en las mismas frecuencias apuntan en ángulos suficientemente diferentes para evitar que se interfieran. En esa época dicha solución era apropiada para satélites de gran cobertura, con un amplio espacio oceánico intermedio sin servicio, como los requeridos para la mayoría de las necesidades de la organización. Intelsat IV-A tenía una carga útil de 20 transpondedores, pero en otros aspectos era muy similar al Intelsat IV, con solo un poco más de masa. Entre 1975 y 1978 se lanzaron 6 Intelsat IV-A.

  • En 1975 se lanzó el satélite Satcom 1 de RCA American Communications, Inc. Este satélite de cuerpo rectangular del cual se proyectaban dos paneles de células solares tenía 585 kg de masa en órbita al inicio de su vida y era estabilizado por tres ejes. Utilizaba la tecnología de reuso de frecuencias por polarización cruzada, mediante la cual dos señales de la misma frecuencia y en la misma zona de cobertura se discriminan mediante distinta polarización, duplicando la capacidad. Tenía 24 transpondedores en banda C y junto con los demás de la misma serie se empleó en gran medida para distribución de programas de televisión a sistemas de cable. Se lanzaron 8 satélites Satcom en banda C hasta 1983.

  • En 1976 se lanzó Marisat 1, el primer satélite para comunicaciones marítimas, construido para Comsat. Su cuerpo cilíndrico estabilizado por rotación tenía una masa inicial en órbita de 330 kg. La carga útil de Marisat operaba en las bandas UHF, L y C, para prestar servicios de voz, teletipo, facsímil y datos en un sistema de cobertura global promovido por Comsat y establecido en asociación con otras empresas importantes de comunicación de EUA. Ese mismo año se lanzaron Marisat 2 y 3.

  • En septiembre de 1976 se creó la organización internacional de comunicación marítima por satélite INMARSAT, de cobertura global, al abrirse a la firma sus Acuerdos en la ciudad de Londres, después de un proceso de propuestas y negociaciones que duró varios años. Los acuerdos de INMARSAT entraron en vigor en junio de 1979.

  • En 1976 la Liga de Estados Árabes constituyó la Organización Árabe de Comunicación por Satélite (ARABSAT) con la estructura de una cooperativa internacional similar a la de INTELSAT, a fin de establecer y operar un sistema pan árabe de comunicación por satélite. Arabsat cuenta con 23 países y organizaciones miembros.





  • En 1977 la Conferencia Europea de Administraciones de Correos y Telecomunicaciones fundó la Organización Europea de Telecomunicación por Satélite EUTELSAT, con una estructura cooperativa similar a INTELSAT, pero destinada a prestar servicios nacionales e internacionales dentro de la región europea y sus proximidades.

  • En los años posteriores a 1977, además de los sistemas ya mencionados, en los cuales se aplicaron por primera vez muchas de las tecnologías básicas para los satélites de comunicación, se han orbitado un gran número de ellos para servicio nacional de distintos países en todo el mundo. También se crearon diversos sistemas internacionales de cobertura regional o global. En el resto de la reseña nos limitaremos principalmente a mencionar, como ejemplos, algunos eventos del desarrollo de los sistemas de INTELSAT y de INMARSAT.

  • En 1980 se lanzó el primer satélite de la serie Intelsat V, diseñado para una vida útil de 7 años. Tenía un cuerpo rectangular con dos paneles solares, su masa inicial en órbita era de 825 kg, siendo el primer satélite de INTELSAT estabilizado en tres ejes. En total se lanzaron nueve Intelsat V.

  • En 1981 se lanzó a la órbita geoestacionaria el satélite para comunicaciones marítimas Marecs A de la Agencia Espacial Europea (ESA). Éste y otro satélite Marecs fueron alquilados a INMARSAT. Marecs era estabilizado en tres ejes, con masa inicial en órbita de 565 kg. La vida útil prevista de Marecs era de siete años. El equipo de comunicaciones operaba en banda C y Banda L, para servicio de voz/datos a baja velocidad, con capacidad equivalente para 60 circuitos telefónicos. En 1984 se lanzó Marecs B2.

  • En 1982 INMARSAT se hizo cargo de los satélites Marisat.

  • En 1985 se lanzó el primer satélite geoestacionario Intelsat V-A, versión mejorada del Intelsat V. Hasta enero de 1989 se lanzaron 6 Intelsat V-A.

  • En 1985 se constituyó en el pequeño estado europeo Gran Ducado de Luxemburgo el operador privado de satélites Société Européene des Satellites (SES).

  • En 1989 se lanzó el primer satélite Intelsat VI; diseñado para una vida útil de 14 años, tiene un cuerpo cilíndrico estabilizado por rotación de 3.6m de diámetro y 11.8m de altura con las antenas desplegadas, peso de cerca de 4 toneladas al lanzamiento y masa de 1800 kg al principio de su vida en órbita, generando 2200 watts de energía al fin de su vida. Su carga útil tiene capacidad equivalente de 24,000 circuitos telefónicos mas 3 canales de televisión, operando a través de 38 transpondedores en banda C y 10 en banda Ku, gracias a una extensa reutilización de frecuencias. Hasta 1991 se lanzaron 5 Intelsat VI.

  • En octubre de 1990 se lanzó el primer satélite Inmarsat II construido para la organización INMARSAT, diseñado para una vida útil de 10 años, del tipo de estabilización en tres ejes. Su carga útil opera en banda L y banda C con capacidad de 250 canales de voz en la dirección barco a tierra y 125 canales en la dirección tierra a barco. Hasta abril de 1992 se lanzaron 4 Inmarsat II.

  • A partir de 1993 se han lanzado otras series de satélites Intelsat, todos estabilizados en tres ejes, con refinamientos y cambios que no modifican substancialmente sus diseños, con vida útil que puede llegar a los 17 años.

  • En 1998 se privatizó INMARSAT.

  • En el año 2001 se privatizaron totalmente INTELSAT y EUTELSAT.



Por supuesto que los satélites empleados por otros operadores internacionales y nacionales no incluidos en la reseña anterior utilizan también las tecnologías y la potencia requeridas para prestar servicios competitivos, con la ventaja de que los nacionales pueden adecuar mejor sus características a las de su mercado.


COMENTARIOS FINALES

La capacidad de los satélites lanzados y otras de sus características más ostensibles no proporcionan una imagen suficientemente completa del desarrollo de la comunicación por satélite, como no lo hace tampoco el surgimiento de las organizaciones regionales y de las nuevas empresas operadoras de servicio internacional que participan en este campo. Una perspectiva más amplia se obtiene tomando también en cuenta la evolución de los servicios que prestan, muchos de los cuales no dependen directamente de la tecnología espacial, sino de las asociadas al procesamiento en tierra de las señales, que actualmente incluyen en forma destacada las conocidas como codificación digital, corrección de errores, compresión digital y multiplaje estadístico. Además, el desarrollo de diversas formas del proceso denominado acceso múltiple, junto con otros de los mencionados anteriormente, hace posibles los servicios móviles más avanzados, con un alto aprovechamiento de la capacidad de los satélites, y con las mayores expectativas de crecimiento, habiendo también permitido el de las redes VSAT que mundialmente han tenido un extraordinario éxito, impulsando otros nichos de la demanda de comunicación por satélite. No debe olvidarse tampoco que el uso de satélites con capacidad y complejidad cada vez mayores solo ha sido posible gracias al desarrollo paralelo de vehículos de lanzamiento de alto rendimiento, que además, en su origen, fueron el requisito indispensable para el inicio de este medio de comunicación.

A principios de los años 80 surgió un nuevo factor en la prestación de servicios internacionales por satélite al constituirse varias empresas privadas como COLUMBIA, ORION y PANAMSAT, con la finalidad de prestar servicios en competencia con INTELSAT. La gestión legal ante su Administración nacional de telecomunicaciones para obtener la autorización de operación, el proceso de financiamiento de dichas empresas, y la obtención de los satélites, o la contratación de capacidad de satélites en órbita en otro caso, originó que empezaran a prestar servicios hasta fines de esa década, por lo que puede considerarse que están iniciando la fase intermedia de su desarrollo, la mayoría de ellos fusionados con otros operadores.

Aparte del de los satélites de uso múltiple, los desarrollos más recientes de los sistemas que se ubican en la órbita geoestacionaria muestran una tendencia a acentuar su uso para servicios de televisión de cobertura nacional y regional. Estos servicios están teniendo un crecimiento extraordinario, en particular para televisión directa a los usuarios finales, por medio de satélites especializados de alta potencia, los cuales permiten que se utilicen antenas muy pequeñas y receptores de bajo costo producidos en gran escala. La revolución tecnológica y de mercado se refuerza notablemente en esta aplicación gracias a la compresión de las señales digitalizadas, normalizada entre 1994 y 1995, a tal grado que el sistema de cobertura nacional para este tipo de servicios DirectTV/USSB, de EUA, que inició operaciones a mediados de 1994, tenía cerca de un millón de usuarios un año después. Asimismo, es ilustrativo el dato de que los usuarios finales de diversos servicios de televisión proporcionados por empresas de telecomunicación que se apoyan en el sistema regional europeo EUTELSAT ascendían a más de 60 millones en 1998.

Los servicios de comunicación marítima por satélite evolucionaron con relativa lentitud durante sus primeros años, debido a que aunque su necesidad más importante requiere de cobertura global, su mercado era reducido, limitándose principalmente a las embarcaciones que navegaban en alta mar. El crecimiento gradual de la demanda, la concepción de ampliar la aplicación de los satélites especializados en servicios móviles a la comunicación terrenal y aeronáutica, junto con el desarrollo tecnológico general, así como el de los sistemas de determinación precisa de la posición geográfica por satélite, y de terminales portátiles muy compactas, que hacen posible la comunicación personal similar a la del servicio terrenal de telefonía celular, pero con cobertura ilimitada, han ampliado radicalmente el mercado potencial de estos servicios, introduciendo expectativas de importantes economías de escala. Gracias a esos cambios, los servicios móviles aparentemente darán lo que podríamos llamar en sentido figurado un salto espectacular en menos de diez años, de su aplicación marítima a pocos miles de terminales, a su aplicación a todo tipo de vehículos, incluyendo automóviles y transportes terrestres y aéreos, así como a terminales portátiles personales, previéndose un mercado potencial muy amplio. Estos servicios actualmente se proporcionan a través de sistemas de satélites en órbitas geoestacionarias, medias y bajas. Se constituyeron en pocos años un número importante de nuevas empresas que esperaban participar en esa parte del mercado, destacando entre ellas las propietarias de los sistemas GLOBALSTAR, ICO e IRIDIUM, que estaban destinados principalmente a servicios telefónicos. Las mencionadas expectativas condujeron a la solicitud de diversos países para atribuir una mayor capacidad que la que se había previsto en las bandas correspondientes, y en los últimos años se realizaron grandes esfuerzos en las conferencias mundiales para ampliarla, aunque ahora parece, por la experiencia inicial en ellos, que la demanda real será menor que lo esperado.

Finalmente, debe mencionarse que el uso de los satélites para servicios relacionados con la red Internet está teniendo una mayor tasa de crecimiento que la de cualquiera de los demás servicios, aparentemente con una tendencia que se extenderá por varios años.





EL SISTEMA SATELITAL MEXICANO

FORMACIÓN Y EVOLUCIÓN

La telecomunicación por satélite ha tenido una acelerada evolución desde su inicio en 1964 a través de los satélites de Intelsat

México ha participado vigorosamente en dicha evolución, tanto en su dirección, en su calidad de copropietario de sistemas internacionales de satélites y operador de los propios, como en el foro de la Unión Internacional de Telecomunicaciones respecto de su planificación y normas.

Desde 1966 México ingresó como miembro y signatario (copropietario) de la Organización Internacional de telecomunicaciones por satélite INTELSAT, la cual opera el primer sistema de satélites comerciales de cobertura mundial, que cuenta actualmente con más de 20 satélites en la órbita geoestacionaria.

En 1968 se instaló en Tulancingo, Hidalgo, la primer estación terrena de México (Tulancingo I) para comunicación con los satélites Intelsat, con un reflector de 32 metros de diámetro, requerido en esa época por las características técnicas y operativas del sistema.

A través de Tulancingo I se transmitieron señales de telefonía, radio y televisión al 60% de los Países del mundo durante la XIX olimpiada de verano, realizada en la ciudad de México en 1968.

En 1980 se pusieron en operación las estaciones Tulancingo II y III, seguidas en 1986 por otra estación en Hermosillo para operar con el sistema INTELSAT, a fin de contar con una comunicación directa por satélite con países de la región del océano Pacifico.

Los estudios, resoluciones y gestiones para establecer un sistema nacional de satélites condujeron en 1982 al acuerdo trilateral entre México, Canadá y Estados Unidos de América sobre posiciones orbitales en el arco geoestacionario comprendido entre 111 y 120 oeste, y a la contratación de la fabricación de dos satélites idénticos denominados Morelos I y Morelos II, propiedad del gobierno mexicano, diseñados para una vida útil de 9 años.

Ambos satélites contaban con repetidores en las llamadas comúnmente banda “C” y banda “Ku”. Su sistema de estabilización en órbita se basaba en la rotación de su plataforma de forma cilíndrica sobre su eje de mínimo momento de inercia, perpendicular en todo momento al plano ecuatorial, con contrarrotación de la parte destinada propiamente a la función de comunicaciones.

Simultáneamente a la construcción de los satélites se estableció el Centro de Control de satélites en el Conjunto de Telecomunicaciones (Contel) en Iztapalapa, D.F.

El primero de dichos satélites fue lanzado el 17 de junio de 1985 mediante uno de los lanzadores recuperables tripulados del sistema de transporte espacial STS, de la National Aeronautics and Space Administration (NASA) de E.U.A., a una órbita llamada de transferencia, con altitud del perigeo de 300 km sobre la superficie de la Tierra y del apogeo cercana a la de la órbita final geoestacionaria que es de aproximadamente 35787 km.

El segundo satélite del sistema Morelos fue transportado el 27 de noviembre de 1985 por otro de los vehículos STS, y quedó en una órbita provisional, llamada de almacenamiento, a fin de estar disponible y acercarse progresivamente, bajo el efecto de fuerzas naturales, a su posición final de 116.8. Dicho satélite entró en operación hasta fines de 1989.

El servicio inicial del sistema Morelos consistió principalmente en distribución de señales para cadenas de radio y televisión, y enlaces troncales de larga distancia de Telmex, pero pronto se extendió a otros servicios, como la telefonía rural, y en forma notoria a redes privadas de datos.

Para fines de 1991 se alcanzó, anticipadamente a lo previsto, la saturación de capacidad del sistema Morelos, con más de 150 redes en operación de muy diversas características y número de estaciones terrenas, la mayoría de ellas de servicio privado.

Con el incremento de posibilidades de comunicación por satélite, tanto a través de los de INTELSAT como de los nacionales, evolucionaron como verdaderos telepuertos las instalaciones de Telecomunicaciones de México en el conjunto de comunicaciones en el Distrito Federal y en Tulancingo, Hgo., enlazados a usuarios por medios terrenales de corto alcance de radio, microondas y fibras ópticas, y también surgieron otros de propiedad privada.

En 1990 se iniciaron en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes los estudios para determinar la capacidad y las demás características de la segunda generación de satélites mexicanos, denominados “Solidaridad”, a fin de aumentar la capacidad disponible, y parcialmente substituir a los del sistema Morelos.

El sistema “Solidaridad” consistió en dos satélites, cada uno con mucho mayor potencia que la de sus antecesores, con repetidores en banda C, banda Ku y banda L.

Dicho sistema dejó de ser estrictamente de cobertura nacional para convertirse en regional, ya que cada satélite se previó que contara con 6 haces y regiones de cobertura, abarcando, además del territorio nacional con coberturas ampliadas hasta el Caribe, partes de los Estados Unidos de América en una cobertura específica, mediante haces puntuales en banda Ku, así como toda América central y prácticamente toda América del Sur en banda C. La vida útil de los satélites Solidaridad se previó en 12 años en órbita geoestacionaria.

El Solidaridad 1 fue inyectado en una órbita elíptica, el 19 de noviembre de 1993, por medio de un vehículo Ariane 4, y después de su circularización se colocó en la posición orbital de 109.2.

El satélite Solidaridad 2 fue lanzado el 7 de octubre de 1994, también por un Ariane 4, y colocado después en la posición 113 oeste, muy cercana a la que ocupaba Morelos I. Desde ese momento, México contaba con 3 satélites geoestacionarios.

Como complemento para la operación del sistema de tres satélites, se modificó el centro de control de satélites en el conjunto de telecomunicaciones, en el Distrito Federal, y se construyó un segundo centro de control en Hermosillo, Sonora.

Además de las redes públicas y privadas que operan a través del sistema Solidaridad en las bandas C y Ku mediante arrendamiento de su capacidad, Telecomunicaciones de México empezó a operar en 1995 dos redes públicas de servicio móvil doméstico en banda L: una de voz con tecnología de acceso por demanda y una de datos con terminales tipo “C” de INMARSAT, para lo cual instaló dos centros de control de comunicaciones en el complejo de telecomunicaciones en Iztapalapa, D.F.

Por otro lado, el gobierno de México decidió formar parte, como miembro y signatario, de la Organización Internacional de Comunicación Marítima por Satélite INMARSAT, que operaba desde 1982, con lo cual se volvió en 1993 copropietario de su sistema de satélites, destinado originalmente para servicio móvil marítimo, participando con una inversión mínima.

También decidió formar parte de una empresa promovida por la organización mencionada, denominada ICO Global Communications, para prestar servicios móviles globales en tierra, mar y aire, por medio de 12 satélites de altitud media, de cobertura mundial, principalmente a través de terminales móviles portátiles.

Por tanto, a mediados de la década pasada México era miembro y signatario de las Organizaciones INTELSAT e INMARSAT, accionista de ICO Global Communications y propietario de un sistema de satélites geoestacionarios con cobertura nacional y regional; al mismo tiempo, contaba con telepuertos tanto de propiedad privada como gubernamental para la comunicación con diversos satélites nacionales e internacionales, y muy numerosas redes públicas y privadas, de servicio fijo y móvil.

En los últimos meses de 1994 se empezaron a considerar los requisitos y características de un nuevo satélite para substituir al Morelos II al final de 1998. Se estimó que parte de la carga de comunicaciones del nuevo satélite debería contar con suficiente número de transpondedores de alta potencia en banda Ku para estar en posibilidad de proporcionar servicios de televisión directa.

En 1995 se inició la construcción de dicho satélite inicialmente designado como Morelos III y posteriormente renombrado como Satmex 5, el cual tiene una potencia total más de 10 veces mayor que la del Morelos II al cual estaba destinado a substituir.

Desde 1995 el gobierno del país consideró la conveniencia de que empresas privadas participaran en la evolución futura de los sistemas de satélites registrados por México, por lo que en 1997 se creó la empresa de propiedad gubernamental Satélites Mexicanos, S.A. de C.V. (SATMEX) a la que se transfirieron los activos y obligaciones del segmento espacial mexicano, que en su parte de infraestructura incluye los satélites y sus centros de control. En el mismo año se puso a la venta el 75% de las acciones de SATMEX que pasaron a propiedad privada en noviembre.

El gobierno mexicano se reservó el uso y la venta de servicios móviles utilizando la capacidad en banda L de los satélites Solidaridad, así como la propiedad y operación de los centros de control de tráfico en dicha banda. Al mismo tiempo, continuaron a su cargo las demás instalaciones y servicios de comunicación por satélite que había estado prestando a través de satélites nacionales, internacionales y extranjeros.

El 5 de diciembre de 1998 se lanzó el satélite Satmex 5, por medio de un vehículo Ariane 4, a una órbita de transferencia, pasando después por medio de su propio sistema de propulsión a la geoestacionaria de 116.8 oeste.

A mediados del año 2000 falló el satélite Solidaridad 1. En el año 2006 se lanzó y se puso en servicio el satélite Satmex 6 que lo substituyó.

CARACTERÍSTICAS

SatMex 5 Banda C 36 MHz Banda Ku 36 MHz
PIRE (dBW)
38

Ku 1: 49.0

Ku 2: 46.0

Transpondedores
24
24
Potencia, watts
36
132.5
Inicio de operación
Enero, 1999
 
Expectativa de vida
Casi 15 años


SERVICIOS QUE OFRECE LA ESPECIALIDAD DE COMUNICACIONES ESPACIALES

El Comité Nacional Permanente de Peritos en Telecomunicaciones, CONAPPTEL, es un órgano interno del Colegio de Ingenieros Mecánicos y Electricistas, CIME, que agrupa 6 especialidades de las telecomunicaciones entre ellas la de comunicaciones espaciales; dentro de esta especialidad se cuenta con ingenieros especialistas de gran experiencia en el campo de sistema de Comunicaciones Vía Satélite.

Consulta técnica, dictamen técnico de instalaciones de Comunicaciones Vía Satélite, Memoria técnica avalada y Dictamen pericial para gestión de Homologación ante la COFETEL de productos de Comunicaciones Vía Satélite, Dictámenes periciales sobre controversias técnicas, Diseño de redes y sistemas de Comunicaciones Vía Satélite, Dictamen técnico y gestión de permisos para instalar antenas de Comunicaciones Vía Satélite, Gestión de concesiones en sistemas Comunicaciones Vía Satélite.

COORDINADOR DE COMUNICACIONES ESPACIALES

El Coordinador de la especialidad de Comunicaciones Espaciales durante el periodo 2008 – 2010 es el Ing. Ing. Fernando Jiménez Arce, sus datos personales son: Perito en Telecomunicaciones No. 547, e-mail: rodia@prodigy.net.mx, Teléfonos: 55525064 / 0445516487164.