Publicaciones de Presidente Calderón, ¿engañador o engañado?

El presidente Felipe Calderón desde octubre de 2006 anunció que en su gobierno se tomarían acciones para las tres ces en telecomunicaciones: cobertura, convergencia y competencia. A cuatro años de ello, ha resultado sólo retórico su discurso y se han dado retrocesos en la práctica.
La duda que surge es si Calderón nos ha engañado o si a él lo engañan diciéndole que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Secretaría de Economía han emprendido acciones para las tres ces. Quiero pensar que Calderón ha sido engañado al igual que todos los mexicanos, los concesionarios e inversionistas del sector. Ilustremos con algunos ejemplos reales.

Un inversionista desea obtener una concesión de red pública de telecomunicaciones. La ley señala que en 180 días resolverá la SCT, sin embargo, la respuesta final de la SCT puede tomarse de uno a tres años. ¿Por qué? Por la burocracia redundante y nociva en el sector denominada la "doble ventanilla", que en realidad es la "triple ventanilla".

La Comisión Federal de Telecomunicaciones, que es el órgano técnico especializado, resuelve más o menos en buenos tiempos después de un análisis exhaustivo. El calvario empieza cuando Cofetel envía su opinión favorable a la Dirección General de Política de Telecomunicaciones (DGPT). A pesar de la amabilidad y profesionalismo que caracteriza a los servidores públicos de la DGPT, la solicitud se somete a una nueva revisión de principio a fin.

¿Para qué sirve entonces la opinión favorable de la Cofetel? Para nada. Una vez que la DGPT después de solicitar información y documentación adicional al particular, considera que se debe otorgar la concesión, pasa a la "tercera ventanilla", que es la Unidad de Asuntos Jurídicos de la SCT. ¿De qué sirvió la opinión de la Cofetel y de la DGPT? De meros antecedentes, porque la UAJ puede tomarse semanas y meses en dictaminar la solicitud. Posteriormente y superado ese obstáculo, regresa a la DGPT, que debe buscar un espacio en la apretada agenda del secretario Juan Molinar para que éste firme la concesión, lo cual puede ser entre uno y dos meses. ¿Así se favorece la competencia, señor presidente? ¡No!

Un concesionario desea prestar un servicio adicional en una localidad donde no existe competencia. Cofetel opina favorablemente, la DGPT analiza nuevamente la solicitud del servicio adicional y después la UAJ revisa otra vez la documentación. Pueden pasar seis meses sin que siquiera la autorización llegue al punto de "buscar espacio en la agenda del secretario". ¿Así se favorece la convergencia, señor Presidente? ¡No!

Antes se preveía que con el simple hecho de presentar aviso de ampliación de cobertura, el concesionario podría iniciar la prestación del servicio en la cobertura adicional. No se sabe a quién se le ocurrió cambiar las reglas del juego y erigir una barrera a la cobertura en México, pero hoy día los títulos de concesión establecen la necesidad de obtener la autorización de la SCT. Además, la DGPT a pesar de que se solicite cobertura en todo el territorio nacional, prefiere limitar la cobertura sin justificación. ¿Por qué estas barreras a la cobertura, presidente Calderón? ¿Para justificar más burocracia? ¿Para fomentar la corrupción? ¿Para lograr que menos inviertan en México y más en América Latina? ¿Para todo lo anterior?

Presidente Calderón, ahora ya sabe lo que sucede en la SCT, que trabaja justo en contra de las tres ces, ¿qué va a hacer? Al particular que desea todavía invertir en telecomunicaciones y a los concesionarios que quieren prestar más servicios y ampliar la cobertura, debieran felicitarles y facilitarles lograr las tres ces, no como hoy sucede, que se hace todo lo posible para que no se invierta, no se presten más servicios ni exista más cobertura. Secretaría de la Función Pública con esta manera redundante e inútil de emplear el tiempo de servidores públicos en la triple ventanilla, ¿van a actuar?

Secretaría de Economía y Comisión Federal de Mejora Regulatoria, cuando se preguntan por qué México no es competitivo, ¿se les ha ocurrido ver la práctica en la burocracia de las telecomunicaciones?

Cámara de Diputados y Senadores, si Cofetel está trabajando para avanzar en el sector y el freno está en el resto de la SCT, dótenla de verdadera autonomía. Si después de Cofetel lo demás es redundancia, sin aportar valor y creando barreras, entonces se justifica la desaparición de la Subsecretaría de Comunicaciones.


claraluzalvarez@gmail.com