Publicaciones de Satélites gubernamentales: ¿para qué?

Una inversión de mil millones de dólares para dos satélites para el gobierno mexicano, ¿está justificada o es un exceso en esta época de crisis? Refiriéndose a seguridad nacional, el almirante Jorge Alberto Burguete, de la Secretaría de la Defensa Nacional, declaró que en México “no tenemos comunicaciones seguras en este momento, dependemos de un sistema satelital extranjero”.
Además, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes mencionó que 25 millones de mexicanos no tienen acceso a telecomunicaciones, por lo que si el gobierno mexicano tuviera satélites propios podría atender su obligación de dar cobertura social de telecomunicaciones a dichas personas.

La presentación a la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados del Proyecto Sistema Satelital para Seguridad Nacional y Conectividad México, puede venir a remediar la ausencia de políticas públicas de corto, mediano y largo plazos para este tipo de temas. Más vale tarde que nunca.

La comunicación vía satélite fue considerada a nivel constitucional un área estratégica hasta 1995, en que se comenzaron a sentar las bases para la privatización en 1997 de la entonces empresa pública Satélites Mexicanos (Satmex), que contaba con las concesiones para ocupar las posiciones en la órbita geoestacionaria del Estado mexicano.

Antes de la privatización de Satmex se expidió el Reglamento de Comunicación vía satélite en el cual se establece que “Los operadores satelitales deberán reservar una porción de su capacidad en cada banda de frecuencias, la que será utilizada por el Estado en forma gratuita, exclusivamente para las redes de seguridad nacional y para servicios de carácter social” (artículo 29). Con base en esta disposición, todos aquellos que tienen una concesión satelital en México están obligados a tener la reserva de Estado que es esencialmente una contribución en especie.

Por otra parte, el satélite Solidaridad 2 fue lanzado al espacio en 1994 estimándose una vida de operación de 14 años, es decir, su vida útil estaba prevista a noviembre de 2008. En el Solidaridad 2 existe un transpondedor en la banda L que se utiliza para comunicaciones de seguridad nacional. Para extender su vida útil, se inclinó el satélite Solidaridad 2 dejando solo las comunicaciones de seguridad nacional y migrando a los demás usuarios a otros satélites.

Satmex ha informado al público inversionista que “estamos obligados a operar un transpondedor de la banda L propiedad del gobierno de México en el Solidaridad 2. Ni el Satmex 6 ni el Satmex 5 tienen transpondedores en la banda L. Como nuestro Solidaridad 2 es nuestro único satélite con capacidades en banda L, nuestro sistema en banda L dejaría de existir el 30 de septiembre de 2008, cuando el satélite alcance el final de su vida operativa en una órbita geoestacionaria... El Solidaridad 2 ha estado operando en órbita inclinada desde el 1 de marzo de 2008 con la finalidad de ampliar la vida del transpondedor de la banda L. A esta fecha el Gobierno mexicano no ha hecho las gestiones para reemplazar el satélite”.

Más aún, el Solidaridad 2 tuvo en 2007 fallas que afectaron sus servicios, lo cual se consideró resultado del “comportamiento típico de un propulsor en su etapa tardía de vida”. En 2008 volvió a presentar una anomalía. En breve, el Solidaridad 2 y sus comunicaciones de seguridad nacional están viviendo horas extra.

El que el Estado mexicano cuente con sus propios satélites de ninguna manera puede considerarse como el regreso del Estado empresario, sino la respuesta a una necesidad permanente. Incluso, si el Estado mexicano tiene satélites propios, ¿se justificaría continuar con el impuesto de reserva de capacidad satelital? Se estima que se gastan 120 millones de dólares al año para comunicaciones para operativos de seguridad, hoy el Ejecutivo federal pide cuatro mil 500 millones de pesos para este proyecto en 2010.

En tiempos de crisis económica –que hemos vivido al menos en las últimas cuatro décadas, las decisiones presupuestales resultan complejas, ¿la seguridad nacional y cobertura social serán favorecidas?




claraluzalvarez@gmail.com