Publicaciones de Satmex, ¿nueva esperanza de vida?

La noticia de que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes negaba a Telmex la incursión a televisión, hizo que casi pasara por alto un evento en el sector de la más alta relevancia: el gobierno federal dejaba el último bastión como empresario de telecomunicaciones con la reestructura de Satmex.
Satmex, que desde su desventurada privatización en 1997 con la SCT, entonces comandada por Carlos Ruiz Sacristán, ha vivido en terapia intensiva. Satmex, que por muchos años fue el único en contar con posiciones de México en la órbita geoestacionaria (hoy Quetzsat también cuenta con una), ha sobrevivido a pesar de todo y con el cierre de la última operación en mayo pasado salió avante de su segundo procedimiento de reestructura conforme al Capítulo 11 de la Ley de Bancarrota de Estados Unidos.

El gobierno federal al privatizar Satmex en 1997 conservó el 25 por ciento de sus acciones. Pocos meses después el hoy secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, suscribió un convenio y recibió un "pagaré" por 125 millones de dólares por el menoscabo que había sufrido el gobierno en su participación accionaria por endeudamientos irrazonables de Satmex contraídos con el beneplácito de la SCT.

Ese menoscabo carecía de garantías de pago y el pagaré jamás cumplió con los requisitos de ley (¡más hubiera valido que comprara el licenciado Lozano Alarcón un pagaré de papelería que aceptar un papel sin valor alguno, según lo determinó el Juzgado Primero de Distrito en materia civil en el DF). Así que el gobierno tenía una posición accionaria con valor disminuido y un papel que cuando lo quiso cobrar en 2004 le dijeron "perdón, esto no es un pagaré". Desde la privatización el gobierno federal había reducido su participación en Satmex a 23.6 por ciento (1999) y tras el proceso de concurso mercantil de 2006, aceptó una reducción al 4 por ciento de su tenencia accionaria preservando 20 por ciento de los derechos económicos, resignándose a no recuperar directamente los 125 mdd del seudo "pagaré".

La salida del gobierno federal de Satmex es una buena noticia para el erario y los agentes del mercado, primero porque no tendrá que invertir ni perder más de lo ya perdido, y segundo porque el ser regulador y regulado nunca ha sido sencillo ni benéfico para el sector.

Ahora que el presidente Felipe Calderón está impulsando la creación de una red satelital gubernamental para servicios de seguridad nacional y sociales inicialmente por medio del satélite Mexsat-3, bien hará en mantenerse fuera de la tentación de vender servicios y competir con los actuales concesionarios satelitales. De otra manera, además del cuestionable impuesto conocido como "reserva de Estado" que exige un porcentaje de la capacidad satelital disponible gratuitamente para el gobierno, éste estaría desbalanceando la competencia y regresando al pasado.

¿Dónde está Satmex hoy? Satmex tiene los satélites: (a) Solidaridad 2 en la posición 114.9EO que está viviendo horas extra en órbita inclinada, proveyendo sólo servicios de seguridad nacional y de interés social en la banda L, y que será sustituido por el Satmex 5 interinamente y posteriormente por el Satmex 8 cuya construcción ya inició, (b) Satmex 5 en la posición 116.8EO cuyo sistema de propulsión falló y está utilizando su sistema de respaldo, y que opera la banda C y Ku, y (c) Satmex 6 en la posición 113EO con operación en las bandas C y Ku. Las concesiones de dichos satélites fueron prorrogadas por la SCT hace algunos meses y vencerán en 2037. El Satmex 7 todavía no se manda a construir.

Satmex ha reportado a la Securities Exchange Commission de EU que no cree obtener recursos suficientes de su operación para financiar el Satmex 7, que requiere sustituir el Satmex 5 con el Satmex 8 para retener a sus clientes y que el 50 por ciento de sus ingresos proviene de sus diez principales clientes, lo cual lo coloca en una situación de dependencia a éstos.

¿Por qué entonces invertir en Satmex? Muchas pueden ser las razones, pero el que Satmex viviera en terapia intensiva en gran medida fue por su excesivo endeudamiento y no porque fuera una mala empresa. De hecho, los contratos con sus clientes cubren casi la totalidad de la capacidad de los Satmex 5 y 6, obteniendo la mayor parte de sus ingresos de EU. Esta nueva era con Holdsat México como inversionista mexicano, con el 51 por ciento del voto aunque con el 5.1 por ciento de los derechos económicos, puede levantar a Satmex como esperamos ocurra.


claraluzalvarez@gmail.com