Publicaciones de Dominancia y deficiencia

¿Por qué la sorpresa de que el control a los dominantes en telefonía es una batalla perdida? El esquema de relevos que prevé la Ley Federal de Telecomunicaciones está diseñado para que no sea efectivo dicho control con reguladores débiles y un Estado de Derecho incipiente, por no decir inexistente. No ha habido un intento serio del Congreso de la Unión de cambiar el esquema. ¿Será para fingir que México tiene legislación para que la Comisión Federal de Competencia y la Comisión Federal de Telecomunicaciones controlen a los dominantes aunque en la realidad la propia legislación está diseñada para preservar el statu quo?
Tras la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en cuanto a que CFC debe admitir los recursos de reconsideración de los que ha declarado ésta como dominantes, hubo persistentes críticas contra este organismo. Es verdad que mejor hubiera sido aceptar el recurso y dejar pasar 60 días para que se entendieran confirmadas las declaratorias de dominancia que litigar el asunto dos años y perderlo. En fin.

Asimismo, ¿qué hay de la concentración en televisión abierta y la escasa pluralidad informativa en el país? ¿Qué hacen la CFC, Cofetel o la Secretaría de Gobernación? ¿Pueden hacer algo? A diferencia de otros países en los que existen restricciones a la propiedad cruzada de medios de comunicación, en México ni se han intentado establecer. Las restricciones a la propiedad de medios implican que una persona o grupo pueden ser propietarios de un periódico, de estaciones de radio y/o televisión hasta cierto límite.

Estas restricciones han sido combatidas y se han pretendido flexibilizar en países como Estados Unidos y Reino Unido, pero siguen existiendo como pilar de la democracia.

En RU a partir de 2003 se relajaron las restricciones a la propiedad en medios y se ordenó al regulador Ofcom revisar la situación del mercado cada tres años. Para los que pregonan en México que la televisión ya no será una alternativa de información y que nuevas cadenas de televisión no serán necesarias por la llegada de Internet, en la última revisión de 2009 Ofcom manifestó que "a pesar de que los consumidores utilizan más Internet como una alternativa de medio de información, existe una fuerte dependencia en la televisión, los periódicos y la radio (...) La televisión es el medio más popular para noticias de RU, con 74 por ciento de personas que lo ocupan como su principal fuente de noticias". En RU la penetración de banda ancha es de 64 por ciento y no del 10.5 por ciento que es en México, por lo que si en RU la dependencia a la televisión es grande y además es un país de más lectores que el nuestro, ¿cómo estará la dependencia a la televisión de la población mexicana?

En Reino Unido tras la operación de Rupert Murdoch para la adquisición por News Corporation de la radiodifusora satelital BSkyB que incluía algunos periódicos, se desató una polémica sobre la eficacia de las reglas.

Lo más interesante para nuestro país es la propuesta de Ofcom de hacer una revisión de concentración con base en la pluralidad. El argumento es que el cambio en los niveles de audiencia debiera justificar una revisión a cualquier grupo de medios de comunicación que podría ser sujeto a medidas para garantizar la pluralidad informativa.

México es un país de escasos lectores y de muchos televidentes, al tiempo que la pluralidad informativa en televisión es escasa. La CFC no puede revisar si Televisa y TV Azteca son dominantes en televisión abierta, ni imponerle obligaciones específicas. Sólo por la comisión de prácticas monopólicas o en el supuesto de que alguna de esas empresas se concentre (por ejemplo, mediante adquisición de otras empresas), CFC puede intervenir. Ni Cofetel, ni SCT, ni Segob, tienen facultades para verificar si existe pluralidad informativa, mucho menos para imponer medidas a favor de ésta. La ausencia o escasa pluralidad televisiva incide negativamente en la democracia. ¿Qué hace al respecto el Senado, la Cámara de Diputados y el Ejecutivo federal?

El asesinato de las periodistas Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga es condenable y nos unimos al dolor de sus seres queridos. Este caso es un ejemplo más del riesgo de ejercer la libertad de expresión en México ante un gobierno que no cumple con su elemental labor de garantizar la seguridad de su población.


claraluzalvarez@gmail.com